Diario de un debianita ya no se encuentra aquí. Puedes visitar la bitácora en su nueva dirección.